viernes, 23 de octubre de 2009

¿CUÁL DERECHO A LOCOMOCIÓN ES MÁS IMPORTANTE: EL DE LOS POBRES O EL DE LOS RICOS?

Mientras la gran prensa propiedad de la oligarquía guatemalteca o emparentada con ella, se halaba los pelos histéricamente al informar que los bloqueos del 12 de octubre de 2009, como consecuencia de las marchas campesinas y populares, estaban violentando el estado de derecho, específicamente en lo que se refiere a la libre locomoción, hoy y en anteriores ocasiones, calla ante la violación del mismo derecho ciudadano ante la paralización del transporte urbano y extraurbano de rutas cortas debido a la violencia e inseguridad imperante.


Como este negocio cochambroso y a todas luces ineficiente, por provenir de una mafia anquilosada por décadas, no les perjudica en nada a los dueños de las grandes fábricas, maquilas y de las fincas, la población pobre que se reviente.

Los columnistas que siempre andan prendidos de cualquier violación a los derechos, pero de sus financistas, ahora tampoco dicen nada pues sus fafas siempre llegan a tiempo. Para ellos el pueblo solo es necesario cuando urge ponerlo en contra de sí mismo. Por ejemplo, contra las marchas campesinas que de ellas, la gran prensa y estos “colaboradores”, no sacaron a relucir sus verdaderas y genuinas demandas, sino, como siempre lo han hecho, solo las “molestias” que causan a los automovilistas y a las personas “honradas” que van a sus trabajos. Esas mismas que sufren similares situaciones de marginación, discriminación y explotación en sus puestos de trabajo si llegan tarde, pero que en pluma de estos sesudos analistas, esos atropellos tampoco cuentan.

Para estos solo importa que no se interrumpa la actividad productiva de sus amos. Lo demás que se pudra, como lo están haciendo ahora los vecinos de muchos sitios donde el transporte sencillamente no se presta por la inseguridad que se vive.

¡Urgen acciones contundentes contra la delincuencia que empieza con la mafia de los dueños de las “chatarras” que con ironía se denominan autobuses y contra los extorsionistas!

¡Urge también un servicio de transporte colectivo eficiente y decoroso para la población!

¿Qué pasa con la gran prensa que calla estos desmadres, que incluso cuestan vidas, más que las “molestas” marchas que a lo sumo causan desesperación por llegar a tiempo? ¿Qué pasa con la gran prensa que ya ni siquiera se acuerda de la única víctima que murió a consecuencia de esas marchas pero no por oponerse a ellas sino por el simple hecho de manifestar su inconformidad con el estado de cosas? ¿Será que el manifestar su desacuerdo no es un derecho de cualquier ciudadano que así desee hacerlo, igual que el de libre locomoción? ¿Será que el derecho de locomoción de los ricos es más importante que el de los pobres? ¿Será que el derecho a locomoción de los ricos es más importante aún que el derecho a la vida?

Archivo del blog