martes, 19 de mayo de 2009

POSICIÓN DEL FRENTE POPULAR SDS ANTE LA CONFRONTACIÓN DE ELITES EN GUATEMALA


Ante la alarmante crisis económica, social y política que padece Guatemala, agravada por las declaraciones del abogado corporativo asesinado, Rodrigo Rosemberg, el Frente Popular SDS, en lo que sigue El FRENTE, declara que:

La clase dominante, burguesía guatemalteca y accionistas de empresas transnacionales, en estos momentos tiene dos fracciones. Una de ellas de derecha extrema y otra de derecha moderada que integra el gobierno de Álvaro Colom.

Las fuerzas políticas de extrema derecha están operando como la principal oposición, integrada por el CACIF, cámaras empresariales, varios grupos corporativos, Universidad Francisco Marroquín, AVEMILGUA, Partido Patriota y VIVA, iglesias fundamentalistas, sectores autoritarios, golpistas y represores del pueblo, y un conglomerado integrado por burguesía, pequeña burguesía y clase media procedente principalmente de la ciudad capital. Aparentando se demócratas, han venido impulsando una estrategia ya de varios meses tendiente a desestabilizar al gobierno con el objetivo de condicionarlo, desgastarlo y desplazarlo del poder, inclusiva a través de un golpe de Estado. Constituye la oposición de derecha a un gobierno igualmente de corte burgués, que aduciéndose socialdemócrata, sigue impulsando políticas anti-populares, un modelo económico explotador y expoliador y una política de sumisión a la Embajada estadounidense.

Ambas fuerzas, dirigidas por elites históricamente dominantes o emergentes, han mantenido con hambre, explotación, saqueo y represión al pueblo y son las responsables de nuestras desgracias, incluida la situación de violencia, delincuencia e impunidad que nos azota. Hoy estas fuerzas desarrollan irresponsablemente una lucha afincada en el acarreo y coacción de empleados y “beneficiarios”, en el manejo de sus instrumentos mediáticos, etc. con lo cual están generando es un clima de inestabilidad y agravamiento de la crisis.

En este contexto, como EL FRENTE, una fuerza de izquierda revolucionaria y de oposición al régimen burgués y sus gobiernos, expresamos en esta coyuntura nuestra posición política en los siguientes términos:

1. Lamentamos el asesinato del abogado Rosemberg, como el de miles de guatemaltecos que son víctimas del crimen, consubstancial al statu quo imperante. Exigimos que se investigue quienes fueron los autores del crimen, materiales e intelectuales, y se les sancione severamente, así sea uno de ellos el Presidente de la República o su esposa.

2. Condenamos la política represiva y terrorista del Gobierno, desatada contra la justa resistencia de las organizaciones populares e indígenas, que exigen el respeto a sus derechos en un país donde solamente los ricos tienen acceso al bienestar y el desarrollo y a lograr resolver a su favor si son demandantes y a su absolución si son demandados civil, administrativa y laboralmente o procesados penalmente, pues controlan los tribunales de justicia y constitucionales.

3. Exigimos sean liberados dirigentes y personas de las clases populares que luchan por la soberanía nacional y por la preservación de los recursos naturales, principalmente el agua, minerales e hidrocarburos, que hoy son enajenados por empresas transnacionales y locales. Estos ciudadanos han sido privados de su libertad como presos políticos, tal los casos del dirigente q’eqchi’ Ramiro Choc, y los cakchiqueles de San Juan Sacatepéquez, que se oponen justamente al establecimiento de una planta cementera.

4. Nos distanciamos de ambas fuerzas en conflicto en la actual coyuntura, pues representan en esencia los mismos intereses burgueses. Esta lucha que libran no corresponde con los intereses populares.

5. Sin embargo, rechazamos tajante y rotundamente la estrategia de desestabilización que está llevando a cabo la extrema derecha, por su carácter fascista y por pretender romper el orden constitucional y hacer del Estado un instrumento a su exclusivo servicio. El gobernante actual ganó las elecciones y constitucionalmente tiene derecho a mantenerse mientras no se pruebe que es autor intelectual del asesinato del abogado Rosemberg. Nos disponemos a desplegar toda nuestra capacidad de lucha ante un eventual rompimiento constitucional o relevo en el gobierno que signifique un ascenso fraudulento o golpista al poder de la extrema derecha o producto de la “renuncia” o sustitución sin pruebas del presidente, pues esto significaría un retroceso indeseable para el país.

6. Para encontrar una salida política a la crisis que genera la lucha entre dos fuerzas representativas de la burguesía tradicional o emergente, y lograr el apoyo popular para avanzar por derroteros democráticos, sólo será posible con cambios en la política gubernamental, tales como: A) dejar de intervenir en el proceso de investigación de los asesinatos y denuncias hechas por el señor Rosemberg; B) la separación de su cargo del Secretario Privado de la Presidencia, Gustavo Alejos, y el alejamiento con relación a sus financistas de campaña, tal los casos de Jack Irving Cohen y Rodrigo Valdez, y su alejamiento de aquellas fracciones de derecha y extrema derecha con las que hizo alianza para ganar la presidencia; C) asumir con coherencia su autodefinición de socialdemócrata e iniciar un camino que implique impulsar políticas nuevas, tales como: a) frenar el modelo económico imperante y reorientar la economía hacia el desarrollo del mercado interno y adherirse a la Alternativa Bolivariana para las Américas, denunciando y luchando contra el TLC impuesto por Estados Unidos, b) atender con justicia y resultados concretos las demandas de movimientos sociales como el campesino, obrero, indígena, entre otros, c) detener la ola criminal y represiva en contra de movimientos, organizaciones y liderazgos sociales que se resisten a la imposición del modelo económico de saqueo, despojo, explotación y opresión imperante, en donde como gestos de buena voluntad pedimos dejar libre a los presos políticos Ramiro Choc y a los luchadores sociales de San Juan Sacatepéquez; d) abrirle camino a las reformas políticas y judiciales que se requieren para desterrar la corrupción y la toma de instituciones del Estado (judiciales, gubernamentales y legislativas) por el crimen organizado y el poder oligárquico; y d) oponerse total y férreamente a la propuesta de reforma constitucional neoliberal y fascista del grupo Pro-Reforma.

Por último, exhortamos al pueblo a desechar las falsas prédicas de las élites explotadoras y expoliadoras y, en estos momentos, a actuar por sí mismo y con programa político propio, para impedir que los oligarcas continúen con su política neoliberal, matando de hambre a miles de guatemaltecas y guatemaltecos, incluso niños, mujeres y ancianos. Asimismo, para impedir las acciones golpistas que están siendo implementadas por la extrema derecha. Debemos evitar retroceder a los tiempos de la “tierra arrasada” y, por el contrario, marchar hacia el futuro del Socialismo del Siglo XXI que ya están construyendo pueblos del Caribe y de la América del Sur, impulsores, con la acertada guía de sus dirigentes revolucionarios, del Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Frente Popular por la Soberanía, la Dignidad y la Solidaridad
¡Vamos Patria, la lucha continúa!

Guatemala, 19 de mayo de 2009.

1 comentario:

Hugo dijo...

Señores Frente Popular SDS, es un gusto saludarles.

Realmente cuando se lee este tipo de articulos, inspira y hace florecer con gra fuerza el espiritu de revolucionario que se lleva dentro, y es que muchos lo somos, el problema en nuestro pais, es que no existen garantias cuando se va en contra de un regimen que controla de manera disfrazada todo.

En varias ocasiones tube la oportunidad de conversar con camilo martiano, sin embargo ha sido muy dificil hacer un verdadero acercamiento.

No es a falta de voluntad, y tampoco por falta de conviccion, es dificil sobrevivir en este sistema cuando se va en contra de el.

Sin embargo, es elogiable la postura que han decido tomar ante la situacion en la que nos encontramos.

hasta pronto.

hugo sandoval

Archivo del blog